El Trabajo y la Lactancia

one

 

Familiarizándose con su extractor de leche

freestyle in useJanine Devereaux, Cahors (Francia), madre de dos niños

Siempre me ha gustado mi trabajo. Antes de tener a mi hija pensaba que no sería ningún problema volver al trabajo y encontrar a alguien que cuidara de ella; nunca pensé realmente en ello, hasta que tuve a mi adorable bebé Sara.

Mi bebé es mi prioridad

Los fuertes lazos emocionales entre nosotras me abrumaban. El bebé se convierte en tu principal prioridad. Dejé de pensar en el trabajo, algo que nunca antes me había pasado. Empecé a darle el pecho inmediatamente porque había leído mucho sobre las ventajas de la leche materna. Quería que tuviera el mejor comienzo en la vida y fue una experiencia indescriptible.

Dejar de dar el pecho no era una idea agradable

La matrona me ayudó. Cuando el médico me preguntó durante la primera revisión después del parto cuándo me gustaría volver a trabajar, me quedé conmocionaba. Sabía que Sara estaría en buenas manos, pero me entristecía no poder ya darle el pecho.

work fam dad baby fridgeLa alternativa: un extractor de leche

Consideré renunciar al trabajo o tomarme una excedencia no remunerada. Por desgracia, sencillamente no era posible. Estaba muy triste. Entonces, el médico me comentó la posibilidad de extraer la leche materna con un extractor. Siempre había creído que estaban pensados para las madres que tenían problemas con la lactancia, pero estaba equivocada.

Suministros de leche materna

Me explicó cómo utilizar el extractor de leche. De esta forma podía garantizar que Sara podía continuar disfrutando de las ventajas de la leche materna sin que yo le diera el pecho. Por tanto, me decidí por un extractor de leche y comencé a extraerme la leche y a congelarla una semana antes de volver al trabajo. Volver al trabajo fue duro, pero perfectamente posible sabiendo que Sara estaba bien cuidada.

Manipulación de la leche materna para todos

Hablé con mi jefe e incluso fui capaz de extraerme la leche en la oficina en una habitación que no se utilizaba, y conservarla en el frigorífico. Por las tardes transportaba la leche a casa en una nevera portátil. Para evitar que la pérdida de leche me manchara las blusas utilizaba los prácticos discos absorbentes desechables.