¿Sin leche suficiente o cuándo solo «un poco» es suficiente?

work fam parents baby

 

lactation consultant symphonyIsabelle A., Lucerna (Suiza), madre de un hijo

La montaña rusa emocional que experimenté cuando nació mi primer hijo fue abrumadora. No es fácil encontrar las palabras para describir la alegría de tener en brazos a tu bebé sano y las nuevas responsabilidades que ello conlleva. Kian, nuestro hijo, aportó una nueva dimensión a nuestras vidas. El centro de atención cambió, ya que ya no estábamos solos mi marido y yo. En ese momento, todo se centraba en Kian.

Cuando nació, era muy pequeño. Quería amamantarlo para asegurarme de que obtuviese todos los nutrientes, pero su tamaño implicaba que no tuviese demasiada energía para hacerlo y que, normalmente, se quedase dormido.

Estaba preocupada por su aumento de peso, especialmente porque no podía medir la cantidad de leche que ingería de mi pecho. Me asaltaban muchas preguntas: ¿Produzco suficiente leche? ¿Cuánta leche toma Kian? Si solo toma un poco de vez en cuando, ¿me quedaré sin suministro de leche? ¿Cómo puedo aumentar mi suministro de leche para darle más y aumentar su ingesta de energía?

work fam mum babyLas consultoras de lactancia y las comadronas del hospital fueron de gran ayuda e hicieron lo posible para asegurarme de que todo estaba bien. Aún así, yo necesitaba más garantías. Decidimos que necesitaba extraer leche, por lo que compré un extractor de leche eléctrico. Elegí el extractor doble Swing maxi de Medela. Era una versión para uso personal del que utilizaba en el hospital, lo que me tranquilizó mucho.

Al principio, observé que no tenía mucha leche. Gracias a la extracción, aumenté mi suministro de leche, con lo que supe en todo momento que, aunque Kian ingiriese tan solo 10 ml en una toma, no tenía que preocuparme por la disminución de producción de leche. Ver la cantidad de leche que producía y poder medir la ingesta de Kian me proporcionó la tranquilidad y la confianza que buscaba y necesitaba.